in

Ghislaine Maxwell, la ex pareja y cómplice de Jeffrey Epstein elegía a las menores y participaba de los abusos sexuales

Fue novia del empresario estadounidense que se quitó la vida el año pasado tras ser detenido y acusado de manejar una extensa red de trata de menores. Las víctimas señalan que ella las reclutó y obligó a satisfacer los deseos sexuales del financista y otros hombres poderosos

Se había convertido en una sombra. Se había desvanecido. Había pasado de aparecer en las tapas de las revistas a volverse inhallable. Algunos decían que estaba en Inglaterra, otros aseguraban que se alojaba en las afueras de Boston, y hasta hubo quienes juraron haberla visto en la campiña francesa.

Ghislaine Maxwell fue finalmente detenida este jueves en BedfordNew Hampshire, en el noreste de los Estados Unidos.

¿Cuál era la relación de Ghislaine con Jeffrey Epstein? Novia, mejor amiga, administradora de su hogar, empleada, madama, encubridora, cómplice. A lo largo de casi dos décadas Ghislaine Maxwell ocupó cada uno de esos lugares en la vida del financista, muchas veces simultáneamente.

El magnate en algunas de sus apariciones públicas se refirió a ella como la “principal de mis novias” y como “mi mejor amiga”. Personas que los frecuentaron afirman que la relación amorosa duró sólo unos años, pero que luego permanecieron trabajando juntos y como amigos.

Ghislaine nació en 1953. Fue a los colegios más exclusivos de Inglaterra, luego a Oxford. Vivía en una mansión de 53 habitaciones. Tuvo puestos empresariales desde muy joven. Su padre era otra magnate, Robert Maxwell. Empresario, dueño de medios de comunicación, apareció muerto en el mar en 1990. El barco en el que navegaba fue bautizado en honor a su hija: Lady Ghislaine. Tras la muerte del padre llegaron las especulaciones. La primera de las muertes cubiertas de dudas en la vida de Ghislaine.

Muerte natural, suicidio, asesinato. Ella durante años sostuvo que a su padre lo habían matado. Pero tras el fallecimiento no pudo ocupar su lugar en las empresas ni vivir de rentas. Se descubrió que Robert tenía deudas gigantescas y que había montado un fraude colosal. Las deudas ascendían a varios cientos de millones de dólares. El imperio se desmoronó como un castillo de naipes. Ghislaine debía empezar de nuevo.

Se mudó a Estados Unidos. Sólo le había quedado un fideicomiso que Robert Maxwell había dejado en su nombre que le proporcionaba 100 mil dólares al año. Una cifra para nada exigua para alguien normal, pero que no le bastaba para desarrollar la vida repleta de lujos y comodidades a las que estaba acostumbrada. Alguna de las relaciones de su vida pasada le consiguió un trabajo en el sector inmobiliario de Nueva York. Pero unos meses después, de nuevo, no necesitó trabajar. Conoció a Jeffrey Epstein y, otra vez, no tuvo que preocuparse por nada material: su casa volvería a parecer en la tapa de la Architectural Digest.

What do you think?

Written by Matador.pe

Hola Matador@, bienvenido(a), nuestro propósito es desenmascarar la corrupción y transmitir la verdad a los ciudadanos, con artículos de gran valor y sobre todo, denuncias que se realizan por nuestros propios seguidores.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Chato Barraza es ampayado entrando a hotel con Paloma de la Guaracha

Diego Maradona serio candidato a ser DT de la selección de España